A medida que Irán se vuelve más audaz, Israel debe enfrentar una nueva realidad de seguridad

   Para aquellos que carecen de un conocimiento completo de la situación de inteligencia-operación, esto podría sonar familiar: El círculo de defensa política está hablando con una sola voz sobre la amenaza que representa Irán para Israel.

   El nivel de alarma varía según la persona que habla, pero el mensaje subyacente es el mismo. No importa si es el Primer Ministro Benjamin Netanyahu, el Jefe de Estado Mayor de las FDI, el Teniente General Aviv Kochavi, o el jefe del Mossad Yossi Cohen (quien recientemente utilizó un evento para que los oficiales retirados del Mossad dieran la voz de alarma sobre la amenaza iraní), todos están advirtiendo del peligro que se avecina en contra nuestra desde el noreste.

   Se trata, sin duda, de una evolución estratégica, tras varios años positivos para Israel. El acuerdo nuclear permitió al sistema de defensa desviar energía y recursos hacia otros sectores, principalmente hacia la interminable actividad conocida como la “campaña de entreguerras”, en la que Israel ha buscado incansablemente, de manera abierta y encubierta, abordar dos objetivos principales: impedir la transferencia de armas avanzadas a Hezbolá, e impedir que Irán y sus aliados de la milicia chiíta establezcan un punto de apoyo en Siria.

FUENTE NOTICIAS DE ISRAEL