Putin, presidente ruso, asumió su cargo hace 22 años e inmediatamente comenzó a reprimir el antisemitismo abierto que fue respaldado, pasado por alto prácticamente por todos predecesores.

   En la misma manera que el esfuerzo de Rusia y Ucrania se tambalea, abiertamente la anti judía retórica continúa abriéndose paso en los medios principales de comunicación del país, con un presentador popular de un programa de entrevistas identificando a los judíos en el aire como insuficientemente patrióticos, y un grupo de expertos señalan a un filósofo judío de ponerse del lado de Ucrania por codicia.

  Roaman Bronfman, autor del libro de próxima aparición sobre el judaísmo post soviético y ex político israelí, el cambio de discurso hacia los judíos en los medios de comunicación rusos comenzó hace dos meses. En aquel entonces corrió la voz acerca de que las fuerzas ucranianas habían detenido el avance ruso en Ucrania, y a partir de ahí han hecho retroceder a los soldados rusos del terreno que habían ocupado.

   Bronfman afirmó que “se seleccionó un objetivo judío en un momento en que la estabilidad del régimen estaba amenazada”. Según el autor, “en muchos sentidos se trata de una repetición de varios casos de la historia rusa, incluidos los últimos días del reinado de terror de Josef Stalin”.

   Mientras que los antisemitas todavía se enfrentaban a duras condenas bajo el mandato de Putin (un tipo fue encarcelado en 2019 durante dos años y medio por garabatear grafitis antisemitas), la policía era mucho más activa en un país donde la persecución de los judíos había sido una política durante muchas décadas antes de la disolución de la Unión Soviética en 1990. Krasnodar, una ciudad del sur de Rusia, utilizó a un rabino que fingió su propia muerte para ayudarles a atrapar a dos terroristas en el año 2020.

FUENTE NOTICIAS DE ISRAEL