Las tiendas de Apple y los proveedores de servicio técnico autorizados por la compañía no se podrán encargar de la reparación de iPhones que hayan sido reportados como perdidos o robados en la GSMA.

      Según un memorando interno al que ha tenido acceso MacRumors, estos establecimientos oficiales deberán modificar su forma de proceder si reciben una alerta por parte de la organización mundial de operadores de telefonía GSMA por un móvil reportado como desaparecido.

  La GSMA tiene una base de datos que opera un registro global en nombre de la industria de la telefonía móvil y permite a los propietarios de dispositivos registrar su estado en caso de haber sido perdidos o robados.

FUENTE LISTIN DIARIO