A pesar de que comenzaban los primeros funerales de las 21 víctimas del tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas, los disparos continuaron causando estragos en todo Estados Unidos durante el fin de semana del Día de los Caídos mientras la policía en ocho ciudades importantes investigaba incidentes en los que tres o más personas fueron baleadas, incluidos 16 niños.

   La violencia armada fue especialmente aguda en Filadelfia y Chicago, donde los departamentos de policía de ambas ciudades enviaron agentes a más de 40 tiroteos entre el viernes por la tarde y el lunes por la noche.

    Según el Archivo de Violencia armada, un sitio web que realiza un seguimiento de los tiroteos en todo el país, ha habido 17 episodios en todo el país en los que cuatro o más personas han recibido disparos desde el tiroteo masivo de Uvalde el 24 de mayo.

FUENTE ABC NEWS