En menos de 15 días que han transcurrido después de mantener congelado el precio de los combustibles, el Gobierno reiteró seguir el subsidio. La decision para algunos economistas significa un incremento en las finanzas públicas y para otros debe continuar la política como hasta ahora.

   El objetivo del Gobierno es continuar con la medida que cumple con los cuatro meses establecidos el próximo 7 de julio, para evitar que la ciudadanía cargue con el aumento de los combustibles y aunque eso implique enormes sacrificios y esfuerzos fiscales.

   El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) que es el usado como referencia en el país, se ubicó hoy en 105,83 dólares el barril, su nivel más bajo en aproximadamente seis semanas donde superaba la barrera de los 120 dólares y que elevaba el tope establecido por el Estado para mantener el subsidio “mientras esté por encima de US$85 dólares por barril y por debajo de US$115 dólares”.

FUENTE ACENTO