Desalojados de Valle Nuevo: Lo que piden y lo que recibirán

El Ministro Jorge Mera se reúne con ellos.

          Son innumerables los ríos que nacen en el Parque Nacional Valle Nuevo, por esa razón a esta importante área protegida y al conjunto de parques adyacentes se les ha denominado La Madre de las Aguas, sin embargo, múltiples problemas han mermado la capacidad de Valle Nuevo de bañar gran parte del país con las aguas que produce.

        Durante décadas Valle Nuevo ha sido objeto de litigios por propiedad de tierras arrastrados históricamente desde que fue declarada reserva científica en 1983. Luego, en 1996, recibió la categoría de Parque Nacional.

           El pasado 29 de septiembre de 2016 se anunció la implementación del Plan de Acción para el Rescate del Parque Nacional Valle Nuevo, contenido en la Resolución No. 14/2016, que aprueba y autoriza el plan de acción para el rescate del Parque Nacional Valle Nuevo y dicta otras disposiciones.

          Entre las acciones, se prohibieron las actividades agrícolas y ganaderas dentro del Parque Nacional, así como el ingreso a este de semillas, fertilizantes, agroquímicos, insumos en general y herramientas e implementos de labranza agrícola.

           Estas acciones se realizaron en su totalidad en el lindero norte del parque, en el municipio de Constanza, pero no se llegó a implementar en el lindero sur en San José de Ocoa, donde hasta la fecha se siguen desarrollando actividades agrícolas dentro del área protegida.

          El viernes 18 de septiembre de 2020, el ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera y otras autoridades, se reunieron en la Fortaleza General Gregorio Luperón, en Constanza, con representantes de los agricultores desalojados de los enclaves agrícolas de El Castillo, Monte Llano,

        La Siberia y Río Grande, representados por una comisión integrada por el sacerdote católico Isidro Bautista, el pastor evangélico Ángel Moreta y el alcalde de Constanza, Juan Agustín Luna. Luego de dar lectura a un documento en representación de los agricultores, fue entregado al Ministro de Medio Ambiente.

           En el documento explican las dificultades económicas de más de 300 familias desalojadas, luego del cese de la actividad agrícola dentro del área protegida. Además proponen a las autoridades que se les permita trabajar en los predios desalojados, de manera controlada en convivencia con el medio ambiente.

          Por último piden que se haga un estudio “real”, de lo que debe ser el parque nacional Valle Nuevo, con técnicos internacionales para que se defina dónde se puede desarrollar actividad agrícola.

FUENTE DIARIO LIBRE