El joven con licencia para manejar aeronaves, anhelaba manejar aeronaves de mayor dimensión.

       
    Amado Rusberlin Gutiérrez Francisco, tenía 16 días que había llegado a Haití para trabajar como aviador, tras ser formado en la academia de pilotos dominicana Entrenamientos Aeronáuticos Las Américas (Enalas).

 
       El joven, con licencia para manejar aviones de dos motores, anhelaba adquirir el permiso para pilotear aeronaves de mayor dimensión.

 
      «Ese era su sueño desde que decidió salir de la Fuerza Aérea para ser piloto comercial», declaró con rostro entristecido Galicia Jiménez Francisco, hermana de la víctima.

 
        Amado Gutiérrez Francisco era el segundo de cuatro hijos de Marina Francisco Sánchez, vicedirectora de la junta distrital Las Coles.

 
FUENTE DIARIO LIBRE