Ahora que Suecia se plantea entrar en la OTAN a la luz de la invasión rusa de Ucrania, merece la pena echar un vistazo a su avión de la época de la Guerra Fría, el Saab 35 Draken, que estaba destinado a enfrentarse a los soviéticos y a salvaguardar la soberanía de Suecia.

   Suecia, conocida por su neutralidad, había temido un desbordamiento de la Guerra Fría que pudiera afectar a su soberanía.

   A finales de la década de 1940, Suecia vio la necesidad de contar con un avión de guerra que pudiera interceptar a los bombarderos soviéticos a gran altura y que también se enfrentara a sus cazas. Se tomó la decisión de desarrollar el caza supersónico Saab 35 Draken, lo que marcó el inicio del que quizá sea el capítulo más atrevido de la historia de la industria aeronáutica sueca.

FUENTE NOTICIAS DE ISRAEL