El arte de escuchar y prestar atención

El 47% de las parejas respndió que su cónyuge los escuchaba atentamente “algunas veces”, “casi nunca” o “nunca”.

       El problema de escuchar es bastante común, en una encuesta realizada por la escritora del libro, se puede notar que la mayor parte de las parejas se quejan de que su cónyuge no los escucha nunca. El 47% de las parejas encuestadas respondió que su cónyuge escuchaba atentamente “algunas veces”, “casi nunca” o “nunca”. Por otro lado el 55% admitió que su cónyuge lo acusaba de no escucharlo nunca, la mayor parte de las veces u ocasionalmente.

   Muchos de los encuestados se quejaban de su pareja se distraía con facilidad y manifestaban falta de interés mientras ellos les hablaban.

   Oír no es lo mismo que escuchar

  • Oír es el proceso automático en el que las ondas sonoras inciden sobre el tímpano y ponen en acción los pequeños órganos del oído medio e interno, para convertir las ondas sonoras en impulsos nerviosos y transmitirlos al cerebro para que éste los interprete.
  • Escuchar es algo que se tiene que aprender. El proceso de escuchar consiste en prestar atención a lo que alguien dice, a la música que se difunde, o simplemente a los ruidos, o bien rehusar prestarles atención. Escuchar exige una selección de lo que queremos que ocupe nuestra atención.

       Los investigadores  estiman que pasamos el 70%  del tiempo que permanecemos despiertos, comunicándonos con otras personas: hablando, escuchando, leyendo, escribiendo y dedicamos un 33% de ese tiempo para hablar y un 42% a escuchar. Puesto que dedicamos una cantidad considerable de tiempo a escuchar, esta actividad adquiere gran importancia en nuestra vida.

FUENTE  SIN RESERVAS EL ARTE DE COMUNICARSE