El que seguramente sea el más veterano de los científicos de Australia, David Goodall, viajará a principios de este mes a Suiza para poner fin a su vida, informa The Washington Post. El botánico y ecologista, de 104 años de edad, no padece ninguna enfermedad terminal, pero decidió morir por considerar que su calidad de vida se ha deteriorado considerablemente.

«Lamento profundamente haber alcanzado mi edad», dijo Goodall en una entrevista concedida a la cadena australiana ABC. «Preferiría tener 20 o 30 años menos», agregó el científico. «No estoy feliz, quiero morir»,confesó con calma.

Con esa convicción, Goodall está decidido a atravesar casi 13.000 kilómetros solo para morir tranquilamente. El motivo de tan largo viaje es que en Australia está prohibida la eutanasia: si bien el estado de Victoria legalizó esa práctica el año pasado, la medida sólo entrará en vigor en el verano de 2019 y únicamente será aplicable a enfermos en fase terminal.

FUENTE RT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *