El Corona Virus y la batalla por la vida.

El corona virus y la batalla por la vida

          El pueblo dominicano desde que comenzó el tema del  corona virus pensó que era una simple gripe, influenza o tal vez un virus muy lejano que no azotaría por este lado. Se sabe a ciencia cierta que los pasajeros primeros que entraron al país fueron puestos en vigilancia desde que pisaron tierra pero dos extranjeros burlaron la seguridad aeroportuaria, y una mujer italiana se encontraba entre ellos. Ella aseguraba no tener el virus pero luego de ser atrapada, se descubrió que no era así.

  Más tarde los reportes de Salud Pública acerca del virus arrojaron datos muy leves sobre el corona virus por lo cual no habría nada de que alarmarse. Sin embargo, las cosas dieron un inesperado giro cuando de pronto los informes del Ministerio de Salud Pública evidencia el aumento y la fuerza de los casos en la medida que el virus va cogiendo fuerza y no parece detenerse. Pero todos pensaron que era un cuento de camino o tal vez de Hada. El Partido Revolucionario Moderno entendió, con el candidato a la presidencia, Luís Abinader Corona, actual presidente electo, que todo era una manipulación gubernamental para el presidente Danilo Medina perpetuarse en el poder y postergar de ese modo las elecciones presidenciales.

  Cuando se declaró el Estado de Emergencia debido al aumento de los casos por el virus. A medida que se le pedía al Congreso y sobre todo a la Cámara Baja sobre la extensión del Estado de Emergencia, ponían 20 mil excusas para no darle el plazo al presidente de la República,  Danilo Medina, porque supuestamente era una manipulación del mandatario. El candidato del PRRM, actual presidente electo había llamado al pueblo a tirarse a las calles por la suspensión de las elecciones. Jóvenes que fueron incitados por los candidatos de oposición  para hacer desacatos, al punto que hicieron protestas en la Plaza de la Bandera en Santo Domingo, y otros hasta se fueron de rumba para el Monumento de Santiago vieron con sus propios ojos la consecuencia de sus actos. El aumento de los contagios arrasó más. Los Diputados del Partido Revolucionario Moderno no mostraron ninguna preocupación respecto a la epidemia, ni al aumento de los casos.

  Pero una cosa es estar en la  oposición y otra muy diferente, a un paso de sentarse en la silla. Cuando el presidente electo Luís Abinader, ve la realidad de estos casos reportado por el Ministro de Salud Pública, Sánchez Cárdenas, dice descaradamente que el pueblo tiene la culpa. Olvidando que cuando él era candidato hasta incitó para que se abriera los aeropuertos muera quien muera.

   Como también provocó que las personas salieran de sus casas para que aumentara el número de contagios y la culpa la tiene el pueblo. ¡Qué presidente!

  Por otra parte los informes de la Organización Internacional del Trabajo y la Cepal, en sus análisis  al Corona virus y su curso en América Latina han determinado que el Trabajo Infantil podría aumentar un 10.3% debido al impacto de la enfermedad. Como también han pronosticado que unas 436 millones de empresas podrían desaparecer a nivel mundial. Igualmente que el empleo ha sido una víctima del COVID-19. En definitiva, nada de esperanza para América Latina ni mucho menos para República Dominicana. Excepto una promesa de ser el primer país del mundo en tener la primera vacuna contra el COVID-19, según la OPS.

   Sin embargo el Eterno le ha dado dos cosas al ser humano: prudencia y sabiduría. Estos tiempos no son para salir a sus anchas y de forma irresponsable, menos. Es necesario acatar las instrucciones del Ministerio de Salud Pública y no hacer desacatos, para poder cuidarnos y librarnos del contagio. Y proteger a si todas nuestras familias. Los doctores dicen que la mejor medicina es la preventiva.