Nuestro mundo está marcado por la división y la polarización. Es fácil para nosotros hablar sobre “esas personas” al otro lado de nuestra valla cultural, política o denominacional.

Usando las redes sociales, hacemos juicios sobre personas que nunca hemos conocido en base a unas pocas frases.

Pero cuando nos reunimos alrededor de Jesús en oración, sucede algo. Comenzamos a vernos unos a otros como Dios nos ve a nosotros, portadores de imágenes, digno de dignidad y respeto, en todas las circunstancias.

Hoy se celebra el Día Nacional de Oración, una celebración anual establecida por primera vez en 1952 el primer jueves de mayo. Creo que el Día Nacional de Oración puede unir a la iglesia recordándonos que hay más que nos une que nos divide.

En una era de “Nosotros contra ellos“, la iglesia está llamada a ser un marcado contraste con el mundo.

FUENTE NOTICIAS CRISTIANAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *