El primer ministro británico, Boris Johnson, sobrevivió el lunes a una moción de censura de sus propios diputados conservadores, después de una serie de escándalos que han dejado a la posición del partido hecha jirones.

Poco más de dos años después de ganar una aplastante victoria en las elecciones generales, el mascarón de proa del Brexit volvió a demostrar su capacidad para escapar del agua caliente política para mantener su control del poder.

      Pero la controversia del «Partygate» sobre los eventos que rompieron el confinamiento en Downing Street, que lo vio convertirse en el primer primer ministro del Reino Unido en funciones que ha violado la ley, aún ha debilitado severamente su posición.

FUENTE FRANCE 24