El Senado de EE.UU. pone fin al cierre temporal del gobierno bajo la promesa de discutir una ley que proteja a 750.000 jóvenes indocumentados.

Legisladores republicanos y demócratas votaron de forma abrumadora en el Senado -81 votos a favor y 18 en contra- para poner fin al cierre técnico en el que entró el Ejecutivo federal desde la medianoche del viernes pasado debido a la falta de acuerdo entre ambas partes para extender el presupuesto federal.

Luego, durante la tarde, la norma fue aprobada también por la Cámara de Representantes, donde obtuvo 266 votos a favor y 150 en contra, y fue firmada por el presidente Donald Trump.

El acuerdo que hace posible la reapertura del gobierno fue gestado en el Senado e implica un compromiso por parte de los republicanos de seguir avanzando en la discusión de una ley para proteger a los jóvenes extranjeros que llegaron al país sin contar con documentación legal cuando aún eran menores de edad, conocidos como “Dreamers”.

¿Qué consecuencias tiene el cierre temporal del gobierno de Estados Unidos?
Estos jóvenes, unos 750.000, se encontraban protegidos por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés) implementado por el gobierno del expresidente Barack Obama en 2012, pero eliminado por Trump.

El actual mandatario estadounidense puso fin a ese programa en septiembre de 2017, pero otorgó unos meses de gracia para que el Congreso intentara hallar la forma de proteger a estos jóvenes a través de un acuerdo bipartidista que hasta ahora no ha sido alcanzado.