En los últimos años, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (ECHR, por sus siglas en inglés) y el Tribunal Supremo de los Estados Unidos han dictaminado respecto a la contratación de empleados religiosos en diversas ocasiones. Por ejemplo, en 2012 una maestra despedida de una escuela vinculada a una iglesia luterana en Michigan (EEUU) perdió su caso de despido, con el argumento de que técnicamente era una ministra y, por lo tanto, sus jefes estaban exentos de las leyes de igualdad. En 2014, el ECHR apoyó a la Iglesia Católica Española tras despedir de un puesto de docente a un sacerdote que se había casado y que se había unido a una campaña contraria al celibato clerical.

Sin embargo, un reciente fallo del Tribunal Europeo de Justicia (TJCE), que dictamina sobre la ley de la Unión Europea de 28 estados, ha ido en la dirección contraria. Una mujer alemana, experta en derechos humanos e igualdad, no fue convocada para una entrevista cuando solicitó un puesto en la Evangelisches Werk für Diakonie und Entwicklung (Obra Evangélica para el Trabajo Social y el Desarrollo), que es un organismo asociado a la Iglesia Evangélica Alemania (EKD), la principal iglesia protestante alemana.
La entidad había ofertado un puesto para redactar un informe sobre el desarrollo en Alemania del cumplimiento de una convención sobre el racismo.

El candidato debe pertenecer a “una iglesia protestante, o de una iglesia que es miembro de la Arbeitsgemeinschaft Christlicher Kirchen en Alemania”, decía la oferta.

FUENTE NOTICIAS PROTESTANTES

5af1fcf7d4f7c_5af1685c6be76_ecj

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *