Es un placer llegar a casa… si tú estás

Cuidar la atmósfera del hogar es importante para manter la relación conyugal.

   Algunas personas suponen que las entradas y salidas rutinarias carecen de importancia, porque no se dan cuenta de las impresiones que causan en su pareja.

   Regresar a la casa con la idea de descargar los malos tragos del  día sobre el cónyuge, según la autora, es contraproducente. Es necesario pensar aunque sea por lo menos en un incidente positivo que hayamos tenido durante el día para compartirlo con el cónyuge.  Los mensajes telefónicos, las preguntas y los problemas pueden presentarse posteriormente.

    Para una cita importante se procura que resulte agradable. De igual forma funciona entre esposos, esto hace que se sientan importantes.  La esposa debe estar arreglada, en forma atractiva cuidada, para despertar respuestas positivas en su marido. También el hombre debe cuidar su imagen.

      Demostrar a la pareja la importancia que tiene en nuestra vida es importante para que sepa que no solo se ocupan de él tras cumplir sus responsabilidades. Una sonrisa puede decir “Te quiero” de forma más significativa que un regalo.

   Es preciso relajarse antes dedicarse a cualquier actividad significativa. Alguien que entren en su casa y encuentra los niños corriendo, gritando por todas partes, la televisión funcionando a todo volumen, es normal que le entren ganas de volver a marcharse.

FUENTE SIN RESERVAS. EL ARTE DE COMUNICARSE.