Debilidades en los equipos, deficiencia en la atención, en la historia clínica y falta de apego a protocolos, fueron encontradas en el hospital Jaime Mota, de Barahona, donde en una semana murieron siete recién nacidos, por lo que el Ministerio de Salud y el Servicio Nacional de Salud (SNS) decidieron la intervención de ese centro.

El anuncio fue hecho en conjunto por la ministra Altagracia Guzmán Marcelino y el director del SNS, Chanel Rosa Chupany, tras dar a conocer los resultados de una investigación efectuada por técnicos en el hospital.

Con la intervención, el hospital se manejará bajo el acompañamiento de técnicos, mientras se trabaja en la corrección de las necesidades, que incluyen la designación de médicos especialistas, capacitación del personal en reanimación avanzada, bioseguridad y protocolos de atención, priorización de las áreas de atención materna neonatal en la reconstrucción física que se lleva a cabo y completar el equipamiento de laboratorio y áreas neonatales.

El informe indica que se determinó un a baja en la aplicación de los protocolos neonatales oficializados por el Ministerio de Salud; se encontraron debilidades en el laboratorio clínico y en el departamento de imágenes y equipamiento parcial en las áreas de atención neonatal.

FUENTE LISTIN DIARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *