El Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT) incineró esta noche alrededor de 525 sacos de guaconejo en la frontera con Pedernales, especie que se ha convertido en un jugoso negocio.

La especie, la cual deja grandes beneficio a los que comercializan el palo aromático hacia el vecino pueblo haitiano, tiene un costo aproximado de 363 mil pesos.

Durante día y noche cientos de motoristas se desplazan desde montes donde se produce la especie guaconejo para traficarla hacia Haití donde es vendida a 700 pesos el saco.

El senador Dionis Sánchez, el cónsul Máximo Feliz y otras autoridades han pedido al Gobierno industrializar la venta del guaconejo para lograr incorporar cientos desempleados en la zona.

FUENTE EL NACIONAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *