Es el cuarto quisqueyano en el Salón de la Fama y el tercer bateador designado en la historia en Cooperstown.

David Ortiz se une a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero en el Salón de la Fama. (AP).

Con 541 cuadrangulares de por vida y uno de los bateadores más prolíficos de la historia de la postemporada, Ortiz se encargó de romper la Maldición del Bambino junto a los Medias Rojas de Boston y no se conformó con eso sino que agregó dos campeonatos más en un período de nueve años para convertirse, además, en una de las figuras más queridas de todo el béisbol.

      Por eso, en su primer año en la boleta de la Asociación de Escritores de Béisbol de los Estados Unidos, Ortiz se fue directo con un 77.9 por ciento de los votos que se emitieron.

     Al hacerlo, se unió a Juan Marichal (1983), Pedro Martinez (2015) y Vladimir Guerrero (2018) como el cuarto quisqueyano en el Salón.

     Ortiz es apenas el tercer bateador designado en la historia en Cooperstown, uniéndose a Frank Thomas y a Edgar Martínez.

    Y es el jugador 268 en ser elegido.

FUENTE DIARIO LIBRE

Deja un comentario