Familiares y el presidente Luis Abinader, dicen que el asesinado ministro fue un buscador de consenso.

  Como un trabajador incansable, de valores firmes, mediador de conflictos, buscador de consenso, hombre de paz, creyente y perseguidor de las mejores causas, fueron parte de las múltiples cualidades resaltadas del asesinado ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Orlando Jorge Mera, a quien de manera sorpresiva e inesperada le quitó la vida un amigo de infancia en su despacho el lunes al mediodía, cuando este le recibió con la confianza de siempre.



    “En mi caso yo espero que Dios lo perdone”, fue una de las frases que marcaron las palabras del presidente Luis Abinader durante la misa de cuerpo presente que se realizó al mediodía de ayer en la capilla San Rafael del Palacio Nacional, en el momento que resaltaba las profundas raíces católicas de la familia del también dirigente y fundador del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que desde ya, dijo, perdonaba a Fausto Miguel de la Cruz, confeso asesino de Orlando Jorge Mera y a quien señalan como un amigo de infancia del fenecido funcionario que ocupaba el cargo de ministro desde 2020.

FUENTE EL CARIBE