“La ciencia exige el espíritu de un creyente”

La curiosidad penúltima embarca al artista Roger Wagner y al físico Andrew Briggs en una investigación cuya conclusión es que la historia de la ciencia sigue las reflexiones teológicas. El escritor Daniel Jándula se ha entrevistado con Briggs en el lapso de uno de sus viajes.

Un pequeño aeroplano pilotado por Andrew Briggs, físico y catedrático de nanomateriales de la Universidad de Oxford, con el artista y escritor Roger Wagner en el asiento de copiloto, ha sobrevolado recientemente Pamplona, Madrid, Córdoba y Granada. Estas son las paradas que, junto a Lisboa, han llevado a ambos divulgadores por la península, en la gira de presentaciones del libro y documental La curiosidad penúltima. Si bien el libro fue publicado en Reino Unido en 2016 (y traducido al castellano en 2017), y el documental acaba de ser editado, se cierra en 2018 un trabajo de dieciséis años de investigación, que los dos amigos iniciaron al fijarse en la frase de James Clerk Maxwell que hay inscrita a las puertas del Laboratorio Cavendish (uno de los centros científicos más avanzados del mundo), en Cambridge, una cita del salmo 111: “Grandes son las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman”.

Las ecuaciones de Maxwell, inicialmente formuladas para una teoría clásica de la radiación electromagnética, son vitales en la actualidad para dar un paso más en el intento de la física teórica por unificar la relatividad general y la mecánica cuántica.

FUENTE NOTICIAS PROTESTANTES