Esta superficie fue descubierta en 1925.

La corteza continental tiene un espesor medio de 35 km.

Es la parte superficial de nuestro planeta sólido, y que interacciona directamente con la atmósfera, la hidrosfera y la biosfera y con todas las actividades humanas. Los conocimientos adquiridos por la sísmica activa y por otra disciplina geofísica y geológica han permitido caracterizar con buena precisión la corteza terrestre, que se puede subdividir en dos tipos: corteza oceánica y corteza continental.

    La corteza continental tiene un espesor medio de 35 km, pero puede llegar hasta 60-70 km por debajo de las grandes cadenas montañosas (Andes, Himalaya, Alpes, etc.). Se puede subdividir en dos capas: corteza superior y corteza inferior, separadas por la discontinuidad de Conrad. Esta superficie descubierta en 1925 por V. Conrad, viene marcada por un aumento brusco de velocidad pero sin continuidad lateral, ya que en algunas zonas no se observa, indicando que no existe una separación neta  ni marcada entre ambas cortezas.

    La corteza inferior está formada por rocas de composición gabroica- granodiorítica (intermedia entre granito y diorita o gabro) metamorfizadas y tiene una densidad de unos 3kg/dm³. El segundo tipo de corteza se conoce como corteza oceánica: tiene un espesor de unos 10 km que se reduce prácticamente a cero en el rift valley en el centro de las dorsales oceánicas por donde sale directamente el magma basáltico del manto.

FUENTE ENTESPA