Ayoub tuvo junto a un grupo de compañeros suyos de color planearon la huida a Polonia, esperando que el asalto ruso se detuviera.

Las universidades de toda Ucrania han sido populares entre los estudiantes internacionales debido a la educación de alta calidad que se ofrece y las tarifas relativamente bajas [Amanda Coakley/ Al Jazeera].

Záhony, frontera entre Ucrania y Hungría – Después de seis años en Ucrania, Ayoub, un estudiante de farmacia marroquí de 25 años, había construido una vida de la que estaba orgulloso en Kharkiv, una ciudad en el noreste del país. Aprendió el idioma ruso, que se habla ampliamente en la ciudad de 1,4 millones, estudió la cultura ucraniana e hizo amigos de todo el mundo. Iba a graduarse en tres meses, pero la invasión de Rusia a Ucrania le ha obligado a huir del país, y lo expuso a un nivel de racismo que no había experimentado anteriormente.

   Inicialmente, había planeado esperar la invasión en Kharkiv, esperando que el asalto ruso se detuviera. Pero cuando esa posibilidad parecía cada vez más improbable, se unió a sus compañeros de clase para hacer un largo viaje a través del país hasta la frontera polaca.

  En Lviv, una ciudad a 80 kilómetros (50 millas) de la frontera polaca, quedó claro para Ayoub que él, junto con otros estudiantes internacionales no blancos, sería detenido por los guardias ucranianos de salir del país.

FUENTE ALJAZEERA NEWS