«Las balas y bombas en Ucrnaia podría llevar la crisis mundial del hambre a niveles catastróficos».

"Las balas y bombas en Ucrania podrían llevar la crisis del hambre a niveles catastróficos". David Beasley, jefe del Porama Mundial de Alimentos.
Una cosechadora recoge el trigo en un campo cerca de la aldea de Krasne, en el área de Chernihiv, 120 km al norte de Kiev, en 2019. © Anatolii Stepanov, AFP (foto de archivo).

Tres semanas después de que Rusia lanzara su invasión de Ucrania, la guerra está empezando a tener efectos devastadores no solo sobre el terreno, sino en muchos países que dependen de la importante producción de trigo de Ucrania. Las Naciones Unidas han advertido de un «huracán de hambre», que ya se está empezando a sentir en el África septentrional.

    El 14 de marzo, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, emitió una dura advertencia sobre las amenazas más amplias de la guerra en Ucrania: el hambre en el mundo. «Debemos hacer todo lo posible para evitar un huracán de hambre y un colapso del sistema alimentario mundial», dijo.

    El comentario se hizo eco de una preocupación similar expresada por David Beasley, jefe del Programa Mundial de Alimentos, unos días antes: «Las balas y bombas en Ucrania podrían llevar la crisis mundial del hambre a niveles catastróficos. Las cadenas de suministro y los precios de los alimentos se verán dramáticamente afectados», dijo.

FUENTE FRANCE 24