Frente a una serie de asaltos en el este de Ucrania, el presidente ruso Vladimir Putin anunció el miércoles una «movilización parcial» de las fuerzas reservistas de Rusia. Pero algunos analistas dicen que la medida tendrá un impacto limitado en las líneas del frente del conflicto.

En un discurso televisado el miércoles, el presidente ruso Vladimir Putin proclamó una «movilización parcial» de las fuerzas reservistas de Rusia para ayudar a engrandecer el esfuerzo bélico en Ucrania.

La movilización de estas fuerzas servirá para «proteger nuestra nación, su soberanía e integridad territorial», así como para «garantizar la seguridad de nuestro pueblo y de aquellos en las zonas que han sido liberadas», dijo, esta última una referencia a las zonas ocupadas de Ucrania.

En su discurso, Putin se acercó a cambiar de su justificación anterior para la invasión – que Rusia estaba simplemente llevando a cabo una «operación militar especial» en Ucrania – a invocar una amenaza más existencial, a saber, que Rusia está resistiendo un ataque de un Occidente cuyo objetivo es «para debilitar, dividir y finalmente destruir este país».

Poco después del discurso de Putin, su ministro de defensa, Sergei Shoigu, dijo que Rusia no está en guerra con Ucrania, sino con el «Occidente colectivo». Shoigu también ofreció más detalles sobre el nuevo plan, anunciando que solo abarcaría a 300.000 reservistas que ya han servido en combate.

FUENTE FRANCE 24