La trampa de la reducción rápida de peso

La gente gasta miles de millones de dólares anuales en dietas y otros recursos para bajar de peso, pero los resultados son efímeros.

¿No sería mejor dejar de esforzarse? ¿Seguir siendo obeso?

                  Sí, sería más seguro seguir siendo obeso que pasar de una dieta a otra, perder peso ahora y recuperarlo después.  Las investigaciones demuestran que este procedimiento agota importantes tejidos del cuerpo, como los huesos y los músculos. Con el tiempo debilita al cuerpo al tal punto que se trona más susceptible a las enfermedades y menos capaz de perder peso.

¿Pero es peligroso vivir con exceso de peso?

         El exceso de peso no es saludable, es un obstáculo para la salud y acorta la vida. Aun 5 a 7 kilos de pesos producen cambios mensurables que pueden colocar la basa para enfermedades degenerativas. Y por cada 5 kilos de sobrepeso la vida puede acortarse un año.

       La gente que padece de exceso de peso tiene que introducir cambios importantes en su manera de pensar y en sus actitudes.  En millones de vidas ocurre más o menos lo que sigue: unas pocas semanas con la última dieta mágica; tienen las mandíbulas inactivas; toman una serie de inyecciones o píldoras; ingresan en un gimnasio. ¡Y el peso desaparece! ¡Celebraciones! ¡Ropa nueva de talla menor!

                   Pero estas personas a los pocos días vuelven a practicar su viejo estilo de vida y sus hábitos alimentarios anteriores.

¿Qué deben hacer entonces, los obesos?

        El manejo de la obesidad es mucho más que un problema de dieta. Lo mismo que la diabetes, la hipertensión, el alcoholismo y el tabaquismo, la obesidad requiere cuidadosa consideración de los cambios que deben realizarse en el estilo de vida.

       En primer lugar, tiene que efectuarse un compromiso a largo plazo que dure toda la vida, y que no cambie cuando ocurren transgresiones que llevan a comer en exceso durante un tiempo. Con en esta clase de compromiso usted puede levantarse cuando ha caído, comenzar de nuevo y preservar en su determinación.

       En segundo lugar usted necesita cambiar los hábitos promotores de la obesidad. Usted puede ser tan sencillo como eliminar los refrescos gaseosos  y dulces, o disminuir el consumo de grasas o aceite.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Más obeso, más rápido

Cuando la pérdida de peso… es solo una ilusión!!!!!

FUENTE VIDA DINAMICA.