Para resolverla necesariamente hay que controlar la composición química

  De lo dicho hasta ahora es posible yuxtaponer varias fórmulas químicas que describa una reacción dada, esto es, la transformación química de las sustancias que en ellas participan para formar otras sustancias, teniendo en cuenta que la reacción no modifica el número total de los átomos de los compuestos presentes, sino que tiene lugar según la ley de la conservación de la masa de Lavoisier.

   Estas reacciones químicas son reacciones esquemáticas de las reacciones para plantearlas correctamente y resolverla hay que controlar necesariamente la composición química tanto de las sustancias que reaccionan transformándose como de las que se forman.  En particular el primer miembro, es decir, el de la izquierda, comprende las fórmulas de los compuestos de partida que deben reaccionar, mientras que el segundo miembro, eld e la derecha, que está separado del primero por una flecha o por el signo de igual, incluyen la fórmula de los compuestos que se forman.

   Aclaremos el concepto con este ejemplo: en un vaso de vidrio resistente preparamos una solución acuosa de sulfato de cobre (CuSO4), de color azul, y sumergimos en esta una barrita bien pulida de peso conocida Cinc (Zn), metal gris claro y brillante.

    Transcurrido un cierto tiempo, constataremos que la solución se ha vuelto incolora y que sobre la barrita se ha formado un depósito sumamente granulosos, que brilla aquí y allá, característico del cobre. Si evaporamos la solución para eliminar el agua, obtendremos un depósito cristalino constituido por sulfato de cinc. (ZnSO4). En leguaje químico, este fenómeno se representa con la siguiente ecuación:

Zn+CuSO4򾯫 ZNSO4+Cu

FUENTE ENTESPA