Nuestro satélite podría convertirse en un privilegiado laboratorio de física

Hace tiempo que el mundo científico se pregunta sobre la permanencia de la vida humana en la Luna.

Hace tiempo que el mundo científico se pregunta sobre las posibilidades futuras de la permanencia humana sobre la Luna. En efecto el satélite podría utilizarse como base de lanzamiento para astronaves, facilitando enormemente su despegue debido a la escasa gravedad. Además la Luna podría ser un lugar de observación  óptimo para astrónomos y astrofísicos; gracias a la ausencia de atmósfera y de absorción de radiaciones cósmicas, los telescopios y los radiotelescopios trabajarían  sin ninguna interferencia.    

   Finalmente nuestro satélite podría convertirse en un privilegiado laboratorio de física, química y biología: la ausencia de atmósfera y de agentes patógenos extraños permitirían realizar experimentos imposibles de llevar a cabo de otra manera.

   La tendencia actual de la investigación espacial es concentrar todos los esfuerzos en las estaciones espaciales alrededor de la Tierra. Desde esas bases podrían partir todas las sondas espaciales sin necesidad de una estación lunar. Si se construyese una estación lunar permanente, se presentarían innumerables problemas ligados a la súper vivencia del hombre en un ambiente tan diferente del nuestro.

FUENTE ENTESPA