La Asamblea Nacional francesa adoptó el domingo por la noche en primera lectura un polémico proyecto de ley de inmigración que puso de manifiesto las divisiones en el partido del presidente Emmanuel Macron.

El proyecto, que reduce los plazos para tramitar las solicitudes de asilo y acelera las expulsiones de los sin papeles, fue adoptado tras siete días de debates con 228 votos a favor, 139 en contra y 24 abstenciones.

Catorce miembros del partido creado por Macron, La República En Marcha (LREM), se abstuvieron y uno votó en contra. Este último anunció inmediatamente que deja la formación presidencial.

El ministro de Interior, el exsocialista Gérard Collomb, aplaudió la adopción de un «texto justo». Collomb, que estuvo presente en todos los debates para defender su proyecto de ley, había alertado sobre la «urgencia a actuar» para limitar «una inmigración masiva» y «al mismo tiermpo» garantizar el derecho «sagrado» al asilo.

El texto pretende reducir a seis meses, contra once hoy, los plazos para tramitar las solicitudes de asilo.

El objetivo: facilitar las expulsiones de quienes no obtuvieron esta protección y la acogida de quienes sí la obtuvieron. El plazo para recurrir el rechazo de la demanda de asilo se reduciría de un mes a 15 días.

FUENTE AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *