Los partidos piden un plan B al estado de alarma que Sánchez insiste en no prorrogar