Los planes neo-imperiales para la balcanización de África

Las potencias occidentales tratan de reconfigurar las fronteras actuales de los países africanos pactadas en la conferencia de Berlín de 1885.

    Así como las potencias occidentales buscan cambiar las fronteras de Sykes-Picot de 1916 (creadas por ellos mismo), de la misma manera  tratan de reconfigurar las fronteras actuales de los países africanos pactadas en la conferencia de Berlín de 1885. Para balcanizarlo y saquearlo con más facilidad.

   La RDC, lugar bendecido y a su vez maldecido por su enorme cantidad de recursos naturales. El conflicto más fuerte desde terminada la segunda guerra mundial, donde las víctimas de esta guerra ya supera los 6 millones, y occidente es cómplice con su silencio y saqueo impune. La situación no ha cambiado mucho desde que Leopoldo II esclavizó y mató a más  de la mitad de la población (en lo que se conocía como el Congo belga), para robarles el caucho y el marfil. Hoy las multinacionales extranjeras buscan el Coltán, el Cobalto, los Diamantes, el Cobre, el Oro. Entre otras variedades de minerales que se encuentran en la RDC, todas ellas representan materias primas para el desarrollo del mundo tecnológico moderno.

   Desde 1996 La RDC no conoce la paz. Países vecinos (Ruanda, Uganda y Burundi), y multinacionales Occidentales invadieron y saquearon los minerales de La RDC. Estos países con el apoyo de EE.UU. Y algunos países europeos  apoyaron grupos armados y se apoderaron de grandes extensiones de territorio de la republica congoleña. El genocidio que sufrió Ruanda en 1994 donde Los Hutus radicales asesinaron a 800000 Tutsis (el 75% de la étnica fue eliminada), llevó a que miles de refugiados de la vecina Ruanda llegaran al país vecino RDC (antiguamente conocido Zaire), tratando de empezar una nueva vida. Uno de los peores genocidios del siglo XX sufrido en Ruanda se multiplicó por seis en la República Democrática del Congo donde tanto milicias Hutus como milicias Tutsis desangran al Congo en una guerra de inmersas proporciones donde los medios hegemónicos occidentales no dicen ni una sola palabra.

FUENTE HISPANTV