Esta semana ha sido inundada con el dolor y la tristeza por la despedida de un ministro y un ser humano, que como servidor público dejó muchas enseñanzas. Orlando Jorge Mera murió asesinado de varios tiros en su oficina en horas de la mañana, por quien supuestamente fue un amigo suyo.

   Jorge Orlando Mera era un político activo acorde a la descripción realizada por el Diario Antillano. Se puede decir que Orlando Jorge Mera pertenecía al Partido Revolucionario Moderno desde su fundación, también ocupaba la dirección ejecutiva del mencionado partido, al mismo tiempo se desenvolvía como ministro de  Medio Ambiente y Recursos Naturales, al cual ejerció una importante labor con una caracterizada vocación de servicio, responsabilidad y compromiso social.

 Por otra parte Jorge Mera ejercía la función de delegado político ante la Junta Central Electoral por el Partido Revolucionario Moderno, también resaltó la victoria de las elecciones en el 2020 en un rol protagónico, asumiendo una firme posición así como respetuosa.

  Su muerte ha producido gran consternación en la sociedad dominicana, especialmente dentro del PRM, partido al que se entregó en cuerpo y alma. 

  En contra posición el juez Rigoberto Sena Ferreras, del Juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional, dictó un año de prisión preventiva contra el amigo imputado de comer el asesinato contra Orlando Jorge Mera, que responde al nombre de Fausto Miguel Cruz de la Mota.  Quien le quitó la vida de varios disparos al ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales.  La prisión preventiva será cumplida en la cárcel de Najayo-Hombres.

   En ese mismo orden el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales envió un comunicado al periódico Hoy donde expresó sus condolencias a la familia Jorge Mera y resaltó que era un ciudadano comprometido con su rol de servidor público y sensible. Mientras tanto el asesino presunto de Orlando Jorge Mera se encuentra bajo investigación por parte del Ministerio Público y el dolor ha calado profundamente en la sociedad dominicana.