Método Montessori, ideal para educar en tiempo de epidemia

“El niño es una fuente de amor, cuando se le toca, se toca el amor”. Montessori.

La participación de los padres en la educación es fundamental y más en estos tiempos de epidemia.

              Hoy día que la epidemia del corona virus ha obligado a replantear el nuevo año escolar, pasando la virtualidad y el papel de los padres o tutores a jugar un papel de primer orden, hay que mirar hacia la formación de los hijos desde el hogar, y qué mejor forma de hacerlo desde la óptica de María Montessori, la creadora del método pedagógico que lleva su nombre y que el pasado 31 de agosto se celebró el 150 aniversario de su nacimiento.

              Aunque pensar en el método Montessori es pensar en una inversión considerable de  dinero por lo cara de la matrícula anual en los centros educativos que lo han adoptado, es posible aplicarlo desde cualquier hogar, pues María lo ideó para gente pobre, no para ricos.

                   Esta italiana, que fue la tercera mujer en graduarse de médico en su país, entendía que la educación debía ser una técnica de amor y de respeto, y es por ello que decía que “El niño es una fuente de amor: cuando se le toca, se toca el amor”.

FUENTE EL CARIBE