Persisten los asesinatos de ex combatientes de las FARC en Colombia en medio del proceso de paz

Miembros de las FARC viven preopcupados por sus vidas tras firmar acuerdo.

Una bandera de las FARC junto a una bandera nacional colombiana en el campamento de reintegración de Pondores, La Guajira [Archivo: Steven Grattan/Al.

        Desde su desmovilización en 2017, el ex combatiente rebelde Manuel Antonio González ha enfrentado numerosas amenazas de muerte y perdió a su hijo en un asesinato sangriento. Parte del ya desaparecido grupo rebelde marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que firmó un acuerdo de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos en 2016, González, de 54 años, vive preocupado, no sólo por su propia vida, sino por los miles de otros ex combatientes que firmaron el acuerdo junto a él.

          Las FARC, acusadas de graves crímenes de guerra, entregaron más de 7.000 armas a una misión de paz de la ONU en 2017, poniendo fin a un conflicto de cinco décadas que dejó 260.000 muertos. Desde el acuerdo, han muerto 253 ex combatientes, según cifras recopiladas por el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ). No está claro quiénes son los autores.

              El actual gobierno derechista del presidente Iván Duque Márquez – que llegó al poder en 2018 – ha luchado sin éxito para cambiar los leves castigos del acuerdo de paz para los excombatientes de las FARC.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Estado colombiano es incapaz ante la violencia, afirma ministra

Denuncian el asesinato de otro firmante de la paz en Puerto Caicedo, Colombia

Ex colmbatientes colombianos cotinúan peregrinación por la Vida

FUENTE ALJAZEERA NEWS