Israel ni siquiera había aprobado aún los planes de construcción de algunas viviendas judías de los que se informó, y ya el gobierno de Biden lo estaba condenando públicamente. Esta es la definición misma de una obsesión, y es profundamente malsana.

     Obsesionarse, según el diccionario, es “preocupar o llenar la mente de (alguien) de forma continua, intrusiva y hasta un punto preocupante”.

    ¿Y qué se entiende por “preocupante”? Bueno, el origen de la palabra “obsesionar” es -de nuevo, según el diccionario- “en el sentido de ‘perseguir, poseer’, refiriéndose a un espíritu maligno”. En otras palabras, se trata de un sentimiento irracional, o muy cercano a él, que se centra en algo de forma implacable, aunque no haya ninguna lógica o razón para hacerlo.

FUENTE NOTICIAS DE ISRAEL