La Comisión de Derechos Humanos de Etiopía exigió al gobierno federal encontrar una solución duradera al asesinato de civiles; además de garantizar la seguridad del pueblo.

Al menos 200 miembros de la etnia amhara, en la región de Oromia, Etiopía, fallecieron este domingo tras un ataque en el territorio, uno de los más criminales de la historia reciente, puesto que las tensiones étnicas se intensifican en la  zona africana.

“Yo conté 230 cuerpos, los estamos sepultando en fosas comunes y seguimos sacando muertos, ya llegaron unidades del ejército pero tenemos el temor que si se van, seguirán los ataques”, comunicó un residente del condado Gimbi, Abdul-Seid Tahir.

FUENTE TELESUR