aviones de polonia

Ucrania ha pedido con insistencia a sus aliados de occidente aviones de combate para contrarrestar la superioridad aérea de Rusia.

«Hace ya trece días que escuchamos promesas; trece días nos llevan diciendo que nos ayudarán en el aire, que habrá aviones», protestó este martes el presidente Volodymyr Zelensky en el Parlamento de Reino Unido.

Pero a Ucrania no le vale cualquier avión: necesita cazas que sus pilotos sepan manejar, como el MiG-29 diseñado en la antigua Unión Soviética.

Solo unos pocos países tienen ese tipo de aeronaves, casi todos antiguos miembros del bloque comunista.

La propuesta rechazada

Polonia se ofreció, el mismo martes, a desplegar su flota completa de MiG-29 (oficialmente tiene 28) en la base aérea de Ramstein, en Alemania, y ponerla a disposición de Estados Unidos para que este país se los entregue a Ucrania.

También instó a hacer lo mismo a otros miembros de la OTAN que poseen aviones similares, como Bulgaria y Eslovaquia.

Los aviones MiG-29 forman parte de la flota de muchos países que formaban parte de la esfera soviética, en este caso Bulgaria

A cambio, pidió a Washington reemplazar los cazas soviéticos de la flota polaca por otros de fabricación estadounidense.

Estados Unidos, sin embargo, no cree que esto sea una buena idea.

La iniciativa polaca «plantea serias preocupaciones para toda la alianza de la OTAN», afirmó el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby.

«Seguiremos consultando con Polonia y nuestros otros aliados de la OTAN sobre este tema y los difíciles desafíos logísticos que presenta, pero no creemos que la propuesta de Polonia sea sostenible», sentenció.

También aseguró que no existe una «justificación sustantiva» para llevar a cabo la operación.

La vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, abordará este asunto con autoridades polacas como parte de la agenda de su visita a Polonia y Rumania desde este jueves.

Miedo a la guerra total

Estados Unidos quiere evitar que la OTAN se vea inmersa en una confrontación directa con Rusia.

Moscú lanzó esta semana una advertencia a los países que ofrezcan aeródromos a Ucrania para ataques contra Rusia: considerará que han entrado en el conflicto.

Putin ha amenazado en varias ocasiones a los países que interfieran en la invasión a Ucrania.

Según la propuesta polaca, los MiG-29 despegarían de una base de EE.UU. y la OTAN en Alemania para combatir con Rusia en espacio aéreo ucraniano.

Putin podría considerar esto como un acto beligerante por parte de países miembros de la alianza y, en último término, tendría un pretexto para ampliar peligrosamente el conflicto.

En este momento el mayor temor en Occidente es que la ofensiva de Putin se extienda a Europa occidental y a los países de la OTAN, o aún peor, que se convierta en una guerra nuclear.

«No se nos consultó»

Otro motivo que Washington esgrimió para rechazar la propuesta es que esta fue un «movimiento sorpresa de los polacos».

«No se nos consultó previamente sobre su intención de darnos estos aviones», aseguró Victoria Nuland, subsecretaria del Departamento de Estado.

Desde que comenzó la invasión, Polonia ha enviado armamento a Ucrania, pero hasta el momento se ha negado a entregarle cazas directamente para evitar verse inmersa en el conflicto. En su lugar formuló la mencionada propuesta a tres bandas, trasladando a EE.UU. el mayor peso de la responsabilidad.

Polonia es el principal destino de los refugiados de guerra ucranianos: ya hay más de un millón en el país.

Alemania, por su parte, también se desvinculó de la propuesta al afirmar que una transferencia de aviones de combate polacos a Ucrania «no está actualmente sobre la mesa».

Por último, entre los aliados existe la preocupación de que Ucrania, sometida a constantes ataques rusos, se esté quedando sin aeródromos operativos en su propio territorio, lo que pondría en cuestión la viabilidad del proyecto.

Esta semana Estados Unidos ha tratado de agilizar las entregas de armamento a Ucrania.

También anunció que reubicará dos baterías de misiles Patriot en Polonia para «contrarrestar de manera proactiva cualquier amenaza potencial a las fuerzas estadounidenses y aliadas y el territorio de la OTAN».