LAS VEGAS. Las autoridades de boxeo de Nevada impusieron ayer una sanción reducida a Saúl «Canelo» Álvarez, lo que podría permitirle al ídolo mexicano regresar al ring en septiembre para una esperada revancha con Gennady Golovkin.

Álvarez recibió una suspensión de seis meses, en lugar del habitual castigo de un año para los que cometieron la primera ofensa. Su pelea del 5 de mayo contra Golovkin había sido cancelada después de los dos resultados positivos en los controles, pero dado que la suspensión es retroactiva a febrero, podría luchar contra «Triple G» en el tradicional fin de semana de la independencia de México en septiembre.

Golovkin, por otro lado, anunció ayer que enfrentará a Vanes Martirosyan en California el 5 de mayo, la fecha en la que se suponía que se enfrentaría a Alvarez.

FUENTE EL CARIBE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *