Los lugareños ignoraron la solicitud del ejército de abandonar cualquier vínculo con el ejército Arakan (AA).

Los líderes rohingya dicen que la comunidad está una vez más bajo la presión de los militares en el estado noroccidental de Rakhine [Archivo: AFP].

Bangkok, Tailandia – A principios de agosto, oficiales militares asignados al estado de Rakhine por los generales militares de Myanmar convocaron a líderes de la comunidad mayoritariamente musulmana rohingya en Buthidaung a una reunión a orillas del río Mayu.

   Los funcionarios llegaron con una advertencia: los aldeanos rohingyas deberían cortar cualquier vínculo con el Ejército Arakan (AA), un grupo rebelde armado que lucha por la autodeterminación de las minorías étnicas en el noroeste del país.

    «Actualmente estamos participando todos juntos en la administración de la AA… Debido a que el AA está actuando con igualdad y ley para todos nosotros», un administrador del municipio rohingya en Buthidaung le dijo a AlJazeera, agregando que los rohingya hasta ahora han ignorado la solicitud del ejército.

FUENTE ALJAZEERA NEWS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.