Desde muy joven Manuel Aguiar se vio obligado a trabajar para cubrir sus necesidades básicas y comenzar a ayudar a su familia, pero siempre lo hizo en pequeñas empresas informales en las que recibía un pago ínfimo y carecía de los derechos laborales.

No fue hasta que decidió estudiar refrigeración en el Instituto Nacional de Formación Técnico Profesional (Infotep) cuando Manuel consiguió un trabajo formal y encontró estabilidad. Esto le ha permitido tener un norte en su vida.
Gracias a la experiencia que adquirió mientras estudiaba encontró un empleo rápidamente. Por eso ahora asegura que seguirá haciendo todos los cursos que aparezcan para seguir buscando otras oportunidades.

Manuel ha podido esbozar un horizonte más claro en su vida después de conseguir su primer empleo formal en el área técnica que estudió. Antes de esto sólo tenía trabajos inestables. Por eso está convencido de que tiene que seguir estudiando, ya sea para buscar un mejor trabajo o montar una empresa.

Durante mucho tiempo este joven formó parte de los miles de jóvenes del país, y de otros países de América Latina y el Caribe, que se enfrentan a condiciones laborales difíciles por su falta de experiencia y de formación.
Por muchos años Manuel se mantuvo en la informalidad, haciendo trabajitos en negocios de familiares, como la mayoría de los jóvenes de la región. En un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) (2015) se estima que 60% de los jóvenes consigue ocupación en micro y pequeñas empresas, donde las tasas de informalidad son las más elevadas.

la-formacion-tecnica-permite-una-insercion-mas-rapida-en-el-mercado-laboral

FUENTE LISTIN DIARIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *